Una rubia cachonda, con las tetas grandes y de muy buen ver, decide pasear por las calles de Londres en taxi.

Sin embargo, esta jovencita no lleva dinero encima, pretendía que la carrera en taxi le saliese gratis gracias a su cuerpazo y sus tetazas, pero esta vez no es así.

Ha ido a parar sin saberlo al Fake Taxi, el coche conducido por el taxista más guarro de todo el pais, un tio con la polla grande capaz de follarse hasta a su madre por dinero.

Asi que como era previsible, la chica acaba en el asiento trasero del coche con las patas en alto y siendo follada brutalmente por este semental de rabo grande.

Para terminar le pide a la putilla que le haga una buena paja y se trague toda su leche.